En Una Tempestad
Huracán, huracán, venir te siento,
y en tu soplo abrasado
respiro entusiasmado
del señor de los aires el aliento.
En las alas del viento suspendido
vedle rodar por el espacio inmenso,
silencioso, tremendo, irresistible
en su curso veloz. La tierra en calma
siniestra; misteriosa,
contempla con pavor su faz terrible.
¿Al toro no miráis? El suelo escarban,
de insoportable ardor sus pies heridos:
La frente poderosa levantando,
y en la hinchada nariz fuego aspirando,
llama la tempestad con sus bramidos.
¡Qué nubes! ¡qué furor! El sol temblando
vela en triste vapor su faz gloriosa,
y su disco nublado sólo vierte
luz fúnebre y sombría,
que no es noche ni día...
¡Pavoroso calor, velo de muerte!
Los pajarillos tiemblan y se esconden
al acercarse el huracán bramando,
y en los lejanos montes retumbando
le oyen los bosques, y a su voz responden.
Llega ya... ¿No le veis? ¡Cuál desenvuelve
su manto aterrador y majestuoso...!
¡Gigante de los aires, te saludo...!
En fiera confusión el viento agita
las orlas de su parda vestidura...
¡Ved...! ¡En el horizonte
los brazos rapidísimos enarca,
y con ellos abarca
cuanto alcanzó a mirar de monte a monte!
¡Oscuridad universal!... ¡Su soplo
levanta en torbellinos
el polvo de los campos agitado...!
En las nubes retumba despeñado
el carro del Señor, y de sus ruedas
brota el rayo veloz, se precipita,
hiere y aterra a suelo,
y su lívida luz inunda el cielo.
¿Qué rumor? ¿Es la lluvia...? Desatada
cae a torrentes, oscurece el mundo,
y todo es confusión, horror profundo.
Cielo, nubes, colinas, caro bosque,
¿Dó estáis...? Os busco en vano:
Desparecisteis... La tormenta umbría
en los aires revuelve un oceano
que todo lo sepulta...
Al fin, mundo fatal, nos separamos:
El huracán y yo solos estamos.
¡Sublime tempestad! ¡Cómo en tu seno,
de tu solemne inspiración henchido,
al mundo vil y miserable olvido,
y alzo la frente, de delicia lleno!
¿Dó está el alma cobarde
que teme tu rugir...? Yo en ti me elevo
al trono del Señor: oigo en las nubes
el eco de su voz; siento a la tierra
escucharle y temblar. Ferviente lloro
desciende por mis pálidas mejillas,
y su alta majestad trémulo adoro.

Title: En Una Tempestad
Autor: Jose Maria Heredia
Trama: Una persona esta viendo una tempestad y esta admirando el poder de la tormenta. Comenta en la energia de la tormenta y en la majestad que tiene.
Personajes: Altavoz y la tempestad
Simbolos:
Tempestad- representa a Dios
Tecnicas Literarias: Repeticion, Personificacion, Metafora
Vocabulario: faz(face),

English Translation of En Una Tempestad
In a storm
Hurricane, hurricane, come you feel
and in your breath embraced
excited respite
the Lord of the air the breath.
On the wings of the suspended wind
vedle shoot for the immense space
quiet, tremendous, irresistible
in its fast course. Earth calm
sinister; mysterious,
his terrible face watch with AWE.
Ye do the bull not you look? Ground burrowing,
unbearable burning his injured foot:
Powerful lifting, front
and swollen nose fire sucking,
calls the storm with their cry.
What clouds! What fury! Sun shaking
sailing in sad steam his glorious face
and your drive cloudy only poured
funeral and sombre, light
that is neither night nor day...
Awesome heat veil of death!
The sparrows tremble and hide
approaching Hurricane raging,
and in the distant mountains echo
hear you the forests, and its voice respond.
Arrives already... do not see you? It develops what!
its majestic and frightening mantle...!
Gaits, giant you welcome...!
In fierce confusion wind shakes
the pasturelands of his Brown garment...
Ved...! On the horizon!
fast arm enarca,
and with them covers
as he reached to look mount to mount!
Universal darkness!... your breath!
lifts in whirlwinds
dust of fields... agitated!
In the clouds it rumbles despeñado
the Lord and his wheels cart
sprout fast beam, it rushes out,
wounded and terrified to ground,
and its lívida light fills the sky.
What rumor? Is the rain...? Unleashed
falls to torrents, it obscures the world
and everything is confusion, deep horror.
Sky, clouds, hills, expensive forest
Dó are...? I'm looking for in vain:
You desparecisteis... Umbria storm
on the air stir an ocean
that all buried...
At the end, world we fatal, separate:
Hurricane and I alone am.
Sublime storm! How in thy bosom!
your solemn beaming inspiration
the vile world and miserable oblivion
and I raise the front of delight-filled!
Is Dó cowardly soul?
afraid that your ROAR...? I you raise me
the throne of the Lord: I hear in the clouds
the echo of his voice; feel the Earth
listen and tremble. Fervent weeping
down my pale cheeks
and its high quivering Majesty adore.

Preguntas
1) Admira la tormenta pero tambien le tiene miedo cuando el dice que esta llorando de la majestad.
2) El narrador esta esparando la tempestad con paciencia pero realiza que tan poderosa la tempestad es y se pone muy emocionante.
3) El narrador esta completamente hipnotizado por el poder y la energia que tiene la tempestad, saluda la tormenta con felizidad, esta entusiasmado cuando viene la tormenta y llora de la majestad.
4) Este poema sigue la tormenta, empieza con mucha calma y cuando llega la tormenta hay mas lineas hasta que llega el centro de la tormenta y se calma otra vez hasta que sale y se pone mas violente.